HOSPEDERÍA

NUEVA WEB HOSPEDERÍA VALDEDIÓS: enlace aquí

CULTOS:

Quienes lo deseen pueden participar de la misa conventual con las hermanas a las 8:30 y de la adoración los jueves por la noche a las 21:30. La capilla, bastante próxima a la hospedería, permanecerá abierta y a disposición de los huéspedes todo el día.

Los domingos Eucaristía en la Iglesia a las 11.

RESERVAS HOSPEDERÍA:

hospederiavaldedios@gmail.com

También puede llamarnos a los teléfonos: 681 676335 / 693 701173 (whatsapp)

Presentación

PDF | Print | E-mail

There are no translations available.

En un frondoso valle delimitado por suaves cadenas montañosas pobladas de robles y castaños centenarios se erige –sobre una fértil pradería, rica en yacimientos arqueológicos-, uno de los complejos monumentales más relevantes del arte medieval asturiano. Para tal fin, se eligió la orilla del río Asta, en el antiguo lugar de “Boiges”, actual parroquia de San Bartolomé de Puelles (Villaviciosa) donde fue levantado un templo dedicado al Salvador y consagrado durante el reinado de Alfonso III “El Magno” (866-910).

Según consta en la inscripción fundacional, -cincelada sobre el refulgente mármol blanco-, siete prelados, venidos desde Dumio, Coimbra, Iria, Astorga, Lamego, Lugo y Zaragoza, asistieron a la solemne consagración del templo, celebrada el 16 de septiembre del año 893. Aunque no consta la asistencia ni del Obispo de Oviedo (Hermenegildo), ni tampoco la del monarca, sin embargo, la presencia de este último podría justificarse por la concomitancia de diversas circunstancias: la utilización de un costoso mármol en la propia inscripción; la pureza de la composición poética ligada a la tradición visigótico-mozárabe; el empleo de un latín bastante refinado y de una caligrafía de hechura limpia y cuidada; la presencia de una cruz cincelada sobre el sillar emplazado por encima del aljimez del ventanal bíforo abierto en la fachada occidental -(presente en las fábricas patrocinadas por el rey Magno)- y la existencia de una tribuna elevada situada a los pies del templo sobre el nartex. A lo anterior debe añadirse la presencia de los principales responsables de la Iglesia hispana, que podría interpretarse como un apoyo a la política reconquistadora emprendida por el soberano y como una señal de agradecimiento ante la liberación de muchas de las sedes episcopales gracias a sus exitosas campañas militares.

  

Esta construcción religiosa, adscrita a la arquitectura prerrománica asturiana, no estaría sola. Probablemente formaría parte de un complejo palatino mencionado tanto en la versión pelagiana de la Crónica de Sampiro, donde se alude a los “palacia qui sunt in valle de Boidis” como en la versión Silense donde se señala “Eternum omnes filii regis inter se coniuratione facta, patrem suum espulerunt Bortes villula consedentum”. Dicho complejo sería el lugar de retiro del rey Magno una vez depuesto del trono por sus tres hijos García, Ordoño y Fruela, en el año 909.

Aunque el templo de San Salvador ha perdurado hasta nuestros días, sin embargo, peor suerte ha corrido el complejo palatino cuya ubicación original se desconoce.

  

El 27 de noviembre del año 1.200, transcurridos 290 años desde la muerte del rey Alfonso III (año 910), se escribió una nueva página para la historia del valle de “Boiges” al ceder el rey Alfonso IX y su esposa Berenguela a los monjes del Cister la heredad de “Boiges”, según consta en la carta fundacional rubricada por ambos monarcas en el lugar de Santiago de Compostela:

“Damus Deo et Beate Marie, Sanctisque
Ómnibus, totam hereditatem de Boiges, tam
De realengo quam de infantatico, ad abbatiam
Ibidem cisterciensis ordinis construendam, que
Sut semper propria filia abbatie d Superato…”

Un año más tarde los soberanos conceden al monasterio que por aquella época denominaban de Valdediós, el realengo de Melgar, –sito entre las villas leonesas de Valencia y Mansilla-, con todas sus dependencias y aprovechamientos.

Los primeros monjes habrían llegado a Valdediós desde el monasterio gallego de Sobrado, -llamado después “Sobrado dos Monxes” - sito en la provincia de la Coruña, enclavado a unos 60 Km. de la capital  y dependiente de la casa madre de Clairvaux (el pergamino fundacional se conserva en el Archivo Histórico Nacional entre los documentos de Sobrado).

Diecinueve años después, el rey otorga a Valdediós su coto mediante un privilegio extendido en la villa de Avilés en el que se delimita, mediante concretas alusiones geográficas, un territorio de unos 7 km2 sobre el que el cenobio tenía pleno control.

Es a partir del año 1.218 cuando, tras una importante obra de ingeniería consistente en la modificación del primitivo cauce del río Asta y enmarcándolo dentro de una arquitectura tardo-románica de estética cisterciense, se emprende la construcción del Monasterio de Santa María de Valdediós bajo el abadengo de Juan IV y contando con la presencia del maestro Gualterius.

Ante la falta de referencias cronológicas concretas sobre la finalización de las obras, la más aceptable es la del año 1.225 (dato que se desprende de un documento real fechado en Villamartín el 24 de agosto de 1.225). Trece años más tarde un fatídico incendio causó la pérdida de buena parte de los documentos del archivo. Con posterioridad, un nuevo incendio acaecido en el año 1.344 afectaría al lugar.

  

En el año 1.515 la comunidad de Santa María de Valdediós se une a la congregación de Valladolid. Siete años más tarde, tras una terrible inundación, el conjunto monástico medieval queda seriamente dañado y solamente el templo resiste la fuerza de las aguas. Tal circunstancia obliga a emprender importantes labores de reconstrucción durante la época moderna. A finales del siglo XVI  y como consecuencia de una peste, el cenobio queda prácticamente despoblado.

El 24 de agosto de 1691, una nueva inundación asoló el monasterio causando los consiguientes desperfectos para la fábrica monacal. Esta fatídica fecha ha quedado cincelada para la historia sobre uno de los pilares del lado de la epístola de la nave de la iglesia donde se puede observar la altura que llegó a alcanzar el agua –de unos 2 metros y noventa centímetros-.

Con posterioridad las leyes de la exclaustración acabaron con el monasterio siendo su último abad el Padre Florencio Fernández que lo regentó desde el año 1.832 al año 1.835.

  

El 21 de noviembre de 1.843 el cenobio salió a subasta junto con los huertos delimitados por la tapia conventual y el 12 de diciembre de ese mismo año todo ello fue adquirido por D. Manuel Zoreda de Oviedo quién remató la operación en 891.300 reales. Sea como fuere lo cierto es que, finalmente, el inmueble quedó en manos del Estado español.

En el año 1.862, siendo obispo D. Juan Ignacio Moreno, el conjunto pasó a pertenecer al arzobispado de Oviedo estableciéndose en el recinto el seminario menor de la Diócesis. Quince años más tarde, (en el año 1.877), siendo obispo Sanz y Forés, se estableció un colegio de segunda enseñanza.

En pleno siglo XX  (año 1.923) el obispo Baztan Urniza suprimió el colegio y el lugar se destinó a los cursos de latín y filosofía del Seminario diocesano.

En el mes de junio del año 1.931 el “Conventín de Valdediós” y el Monasterio fueron declarados Monumento  Nacional.

Con posterioridad, en el año 1.935, se incorporaron al lugar los cursos de teología que estaban en Oviedo.

Durante la guerra civil el conjunto monumental fue utilizado como centro psiquiátrico siendo entonces cuando se escribió una de sus historias más cruentas con el fusilamiento de buena parte del personal que asistía a los dementes. Finalizada la contienda civil recuperó de nuevo las funciones de seminario hasta que en año 1.951, al trasladarse éste a Covadonga, el conjunto monumental queda nuevamente abandonado.

En el año 1.986 se acometió el Plan de Restauración Integral por parte de la Consejería de Cultura del Principado de Asturias y del INEM a través de la Escuela Taller de Valdediós y bajo el anteproyecto global de los arquitectos García Pola Marqués y Palacios que se iría desarrollando en fases sucesivas.

En el año 1.992 se restableció la vida monástica con una comunidad de Monjes Cistercienses y  el recinto volvió a recuperar su sentido original. Diecisiete años más tarde, dicha comunidad cisterciense fue disuelta y, a finales del mes de febrero de 2009, los Hermanos de la Congregación San Juan tomaron el relevo.

Autor: Roberto Carneado Peruyera (Licenciado en Historia del Arte, Especialista Universitario en Gestión Cultural y guía del complejo monumental de Valdediós).

  • Español
  • English
  • French

Visitas del Conventín San Salvador

Conventin_Valdedios-restaurado

 Para las visitas de grupos del Conventín o del conjunto monumental de Valdediós Conventín + Monasterio es necesario reservar  al 

670 242 372.

Cartas de Bienvenida

La Iglesia e Internet

News image

PONTIFICIO CONSEJO PARA LAS COMUNICACIONES SOCIALES: El interés de la Iglesia por Internet es una expresión particular de su an...

Leer más

Enlaces de interes

arzobispado-02

Publicidad


Manuel Blanco
contacto 626 32 26 87

You can find us in :

Visita Virtual

Visita el Monasterio desde
el ordenador de tu casa.

Visita Virtual

Reservas

reservas

Comprueba la dispobibilidad desde nuestra
central de reservas on line.

Reservas Online

Horarios

horarios

Consulta los horarios y
tarifas de las actividades.

Ver Horarios

Galeria de fotos

masfotos