HOSPEDERÍA

NUEVA WEB HOSPEDERÍA VALDEDIÓS: enlace aquí

CULTOS:

Quienes lo deseen pueden participar de la misa conventual con las hermanas a las 8:30 y de la adoración los jueves por la noche a las 21:30. La capilla, bastante próxima a la hospedería, permanecerá abierta y a disposición de los huéspedes todo el día.

Los domingos Eucaristía en la Iglesia a las 11.

RESERVAS HOSPEDERÍA:

hospederiavaldedios@gmail.com

También puede llamarnos a los teléfonos: 681 676335 / 693 701173 (whatsapp)

Restauración

PDF | Print | E-mail

There are no translations available.

El Conjunto Monumental de Valdediós, de orígen cisterciense, está situado en el entonces llamado valle de “Boigès”, entre las sierras del Cordal de Peón y Arbazal. Esas alcanzan alturas que oscilan entre los 400 y 700 m, cerrando el valle en sus vertientes sur y oeste.

El cister se implanta en la Península Ibérica en las décadas entrantes del siglo XII, patrocinado por el rey Alfonso VII (1.121-1.157). Los monjes blancos o “Bernardos” como así se les denomina llegan a Asturias a inicios del siglo XIII. El rey Alfonso IX de León, junto con su esposa   Berenguela de Castilla, donó el valle profundo y plácido a los cistercienses con tierras, dependencias y privilegios el día 27-XII-1200 en Santiago de Compostela, para que fundasen una abadía nueva como filial del monasterio de Sobrado de los Monjes. El futuro monasterio alberga una capilla real terminada durante el reino de Alfonso III, y consagrada en 893, conocida ahora como el “Conventín”, de estilo prerrománico.

Después de la desamortización de Mendizábal en 1835 fue adquirido por la diócesis de Oviedo. Tras ser utilizado como seminario después de la Guerra Civil hasta el año 1954 fue abandonado hasta el nuevo intento de restaurar la vida cisterciense, en el verano de 1992. A lo largo de su historia pasó por varios avatares históricos, como los dos incendios de su etapa medieval (1.238 y 1.344), causando cambios en la fábrica arquitectónica del cenobio. Sufrío mucho de las crecidas de las aguas del río Asta, denominado ahora río Valdediós, cuyo origen se encuentra en el fondo de la finca actual del monasterio. Impetuoso en tiempo de lluvias abundantes, inundó periódicamente el monasterio, hasta llenar la iglesia con casi 3 metros de agua en 1.691.

Durante los años 1980, fondos de la Comunidad Europea fueron destinados a fines culturales. Un convenio entre el Principado de Asturias y el Arzobispado de Oviedo inició las obras de restauración del monasterio, con el inmenso trabajo de la “Escuela Taller Valdediós” durante más de 10 años y la colaboración de varias entidades de las que se hablará posteriormente.

Cubiertas, suelos y muros, pisos de madera, toda la estructura en ruina se rejuvenece progresivamente, añadiéndose proyectos nuevos como la restauración del cauce del río Valdediós, que cada año solía a lo menos una vez inundar completamente la planta baja con más o menos un metro de agua. En la actualidad, solamente queda por hacerse la restauración de algunas partes de la antigua casa del Abad del monasterio, ahora acomodada como Hospedería Externa, y la antigua Sala Capitular del siglo XVIII. La Hospedería Externa, al no ser declarada monumento nacional como el monasterio mismo, la primera parte de su restauración fue llevada a cabo por la comunidad cisterciense recién establecida.

Se publicarán aquí posteriormente pequeñas reseñas sobre varias facetas de la restauración de las obras de arte restauradas a lo largo de esos años, para dar a conocer todo lo valioso de un proyecto que, ahora acabado por su mayor parte, permitió a un sitio asturiano prestigioso de revivir.

Mayo 2010 - Marzo 2011: Conclusión de la primera fase de restauración del Conventín.

Tres fases en el trabajo de restauración del Conventín son ahora historia. La obra tenía como objetivo consolidar la estructura del edificio (en especial la llamada capilla de los Obispos, a la que se añadió la sala supraabsidial), sanear el tema de humedades (por medio de un tratamiento o la reposición adecuada de los varios tipos de morteros presentes en las juntas de las piedras del edificio) y limpiar el edificio de las colonizaciones biológicas acumuladas en la piedra por las vicisitudes de la meteorología de esa zona de valle a lo largo de los años. Finalmente, para proteger el edificio de la humedad proveniente del estancamiento de las aguas pluviales en torno al mismo, se ha realizado una captación de agua  a unos metros del Conventín. Y todo eso previamente a las futuras actuaciones en las que se restaurarán las pinturas del siglo IX del interior de la Capilla Real San Salvador, cariñosamente conocido como el “Conventín”.

  • Español
  • English
  • French

Enlaces de interes

arzobispado-02

Publicidad


Manuel Blanco
contacto 626 32 26 87

Galeria de fotos

masfotos