CONTEXTO HISTÓRICO-ARTÍSTICO

A unos treinta y ocho kilómetros de Oviedo, capital del Principado de Asturias y a nueve kilómetros y medio de Villaviciosa, en un frondoso valle delimitado por suaves cadenas montañosas pobladas de robles y castaños centenarios se erige – sobre una fértil pradería, rica en yacimientos arqueológicos-, uno de los complejos monumentales  más relevante del arte medieval asturiano.

Para tal fin, se eligió la orilla del río Asta, en el antiguo lugar de Boides, actual parroquia de San Bartolomé de Puelles, donde fue levantado un templo dedicado al Salvador durante el reinado de Alfonso III el Magno (866-910). De acuerdo con su inscripción consecratoria, cincelada sobre refulgente mármol blanco y conservada en la denominada “Capilla de los Obispos”, habría sido consagrado por siete obispos: Rudesindo de Dumio, Nausti de Coimbra, Ranulfo de Astorga, Argimiro de Lamego, Recaredo de Lugo y Elécanes de Zaragoza. La solemne ceremonia tuvo lugar un 16 de septiembre del año 893.

Esta construcción religiosa, adscrita a la denominada arquitectura de la Monarquía Asturiana, no estaría sola, pues probablemente formaría parte de un complejo palatino mencionado tanto en la versión pelagiana, como en la versión Silense de la Crónica de Sampiro. Dicho complejo sería el lugar de retiro del rey Magno, una vez depuesto del trono por sus tres hijos (García, Ordoño y Fruela) hacia el año 909. Aunque el templo de San Salvador ha perdurado hasta nuestros días, peor suerte ha tenido el complejo palatino, cuya ubicación original se desconoce.

El Conventín y su entorno

inscripción de consagración de San Salvador

Sobre el vano bíforo,  geminado, ajimezado y delimitado por alfiz abierto en la fachada occidental del templo aparece cincelada, sobre un sillar de formato rectangular, la cruz característica de las construcciones levantadas bajo el patrocinio de Alfonso III, el último monarca que mantuvo la corte hegemónica en Ovetao (Oviedo), pues a su muerte el hijo primogénito la trasladó a la antigua Legio VII Gemina (León).

en la imagen, cruz victoriosa del imafronte

El templo presenta la característica planta basilical de tres naves cubiertas con bóveda de medio cañón, con tres capillas orientadas hacia el este y una tribuna a los pies, situada sobre un vestíbulo tripartito, también abovedado.

Hacia el mediodía se abre un maravilloso pórtico levantado un poco más tarde que la iglesia.

En el interior de ambos espacios se atesoran magníficas pinturas ejecutadas al fresco que, junto con las conservadas en San Julián de los Prados y San Miguel de Lillo, son uno de los testimonios pictóricos más importantes del alto medievo europeo.

Interior de San Salvador y restos de sus pinturas murales ejecutadas al fresco

El 27 de noviembre del año 1.200, transcurridos 290 años desde la muerte del rey Alfonso III, se escribió una nueva página para la historia del valle, al ceder el rey Alfonso IX y su esposa Berengüela a los monjes del Cister la heredad de “Boiges» para levantar allí una abadía.

Un año más tarde los soberanos conceden al monasterio que por aquel entonces ya se denominaba “ Vallis Dei” ( Valle de Dios), el realengo de Melgar, con todas sus dependencias y aprovechamientos.

Los primeros monjes habrían llegado del monasterio gallego de Sobrado de los Mojes  que dependía de la casa madre de Clairvaux. Diecinueve años más tarde, el rey otorga a Valdediós su coto, mediante un privilegio extendido en la villa de Avilés, mediante concretas alusiones geográficas, un territorio de unos siete kilómetros cuadrados, sobre el que el cenobio tenía pleno control.

Portada de los Muertos de Santa María de Valdediós

De acuerdo con la inscripción fundacional, cincelada sobre el tímpano de la portada septentrional, también conocida como “Puerta de los muertos”, el inicio de las obras de la iglesia abacial habría tenido lugar el 18 de mayo de 1218 siendo obispo de Oviedo Juan, abad del monasterio Juan IV y bajo la dirección de Gualterio, único nombre de maestro conocido en Asturias (la inscripción de fundación ha sido concebida para ser leída de abajo arriba). 

El templo de estilo tardorrománico fue puesto bajo la advocación de Santa María, consta de planta basilical de cruz latina con  tres naves cubiertas con bóvedas de crucería a diferente altura, transepto ligeramente sobresaliente, tres ábsides semicirculares precedidos de tramo recto orientados hacia Oriente y tres portadas de medio punto abiertas hacia el oeste. La austeridad típica de las construcciones cisterciense está presente en todos sus motivos ornamentales. Una vez concluida la obra y hasta no ser levantado la Catedral gótica de Oviedo, la iglesia de Santa María la Real de Valdediós fue la de mayor dimensión hasta entonces construida en Asturias.

 

Ante la falta de referencias cronológicas concretas sobre la finalización de las obras, la más aceptable es la del año 1225 (dato que se desprende de un documento real fechado en Villamartín el 24 de agosto de 1225).

Trece años más tarde un fatídico incendio causó la pérdida de buena parte de los documentos del archivo. Con posterioridad, un nuevo incendio acaecido en 1344 afectó al cenobio. 

En el año 1515 la comunidad de Santa María de Valdediós se unió a la Cogregación de Castilla.

Siete años más tarde, tras una terrible inundación, el conjunto medieval queda seriamente dañado, pues tan solo la iglesia monástica resiste la fuerza del agua. Lo que obligó desde mediados del siglo XVI a construir un nuevo claustro ritual que será concluido en el año 1777.

Interior de la iglesia de Santa María de Valdediós

Claustro ritual de Santa María de Valdediós 

En el año 1835 tras la desamortización de Mendizábal tres ex-monjes cistercienses continuaron residiendo en el antiguo monasterio hasta su fallecimiento.

Por el año 1862, siendo obispo D. Juan Ignacio Moreno, el conjunto pasó a pertenecer al Arzobispado de Oviedo y en él se estableció el seminario menor de la Diócesis. Quince años más tarde, siendo obispo D. Benito Sanz y Forés se fundó un colegio de segunda enseñanza que será suprimido en el año 1923.

Durante la guerra civil el Conjunto Monumental fue utilizado como centro psiquiátrico siendo entonces cuando se escribió una de sus historias más cruentas, con el fusilamiento del personal que asistía a los dementes.

Finalizada la contienda civil recuperó de nuevo las funciones de seminario hasta que en el año 1951 que pasó a desempeñar las funciones de iglesia parroquial.

Imafronte de Santa María de Valdediós

En el año 1.986 se acometió el Plan de Restauración Integral por parte de la Consejería de Industria, Turismo  y Empleo del Principado de Asturias, en colaboración del Inem a través de la Escuela Taller de Valdediós

El 29 de Julio del año 1992 se restableció la vida monástica con una comunidad cisterciense, después de que el 22 de junio de ese mismo año la Santa Sede llevase a cabo la erección canónica del Priorato Conventual de Valdediós. Diecisiete años después dicha comunidad quedó disuelta y fue sustituida por la de los Hermanos de San Juan Apóstol que habitó el cenobio hasta el año 2012.

Desde el 30 de junio del 2016 en el monasterio residen las Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús.

GALERÍA DE IMÁGENES

Valdediós | 33312 Villaviciosa - Asturias
+34 985 97 49 66 | info@monasteriovaldedios.com

 Gerencia del Arzobispado-Valdediós - CIF: R3300092H 

Aviso legal | Política de privacidad | Política de cookies