San Salvador de Valdediós

San Salvador de Valdediós

San Salvador de Valdediós

San Salvador de Valdediós

San Salvador de Valdediós

Introducción

Histórica y ocupacional

El Monasterio de Valdediós se encuentra emplazado a unos treinta y ocho kilómetros de Oviedo, capital del Principado de Asturias, a 32 kilómetros de Gijón y a nueve kilómetros y medio de Villaviciosa, en un paraje en plena naturaleza. En un valle poblado de robles y castaños centenarios, el tiempo se detiene y el sonido del río y los pájaros nos acompaña.

Alfonso III El Magno, así conocido por llevar la frontera de su Reino hasta el río Duero, mandó construir en su senectud, allá por el 875, un conjunto palatino, del que tan sólo se conserva la iglesia dedicada al Salvador, El Conventín, como popularmente se conoce. Dicho complejo sería el lugar de retiro del rey Magno, una vez depuesto del trono por sus tres hijos (García, Ordoño y Fruela) hacia el año 909. Aunque el templo de San Salvador ha perdurado hasta nuestros días, peor suerte ha tenido el complejo palatino, cuya ubicación original se desconoce. El Conventín, buen ejemplo de arquitectura Prerrománica asturiana, presenta la característica planta basilical de tres naves cubiertas con bóveda de medio cañón, con tres capillas orientadas hacia el este y una tribuna a los pies, situada sobre un vestíbulo tripartito, también abovedado. Completa su lado norte el denominado pórtico real y la capilla de los Obispos, donde se conserva la inscripción consecratoria, cincelada sobre mármol blanco y en la que se recoge que a este lugar acudieron el 16 de septiembre del año 893 siete obispos, para su consagración. En el interior de ambos espacios se conservan magníficas pinturas ejecutadas al fresco que, junto con las de San Julián de los Prados y San Miguel de Lillo, son uno de los testimonios pictóricos más importantes del alto medievo europeo.

Tres siglos más tarde, Alfonso IX y su esposa Berenguela fundaron un monasterio cisterciense dedicado a Santa María.
El 27 de noviembre del año 1200 ceden los monarcas a los monjes de Cister la heredad de “Boiges» para levantar allí una abadía y un año más tarde los soberanos conceden al monasterio que por aquel entonces ya se denominaba “ Vallis Dei” (Valle de Dios), las tierras de Melgar (León), con todas sus dependencias y aprovechamientos.
De acuerdo con la inscripción fundacional, cincelada sobre el tímpano de la portada septentrional, también conocida como “puerta de los muertos”, el inicio de las obras de la iglesia de la abadía que tuvo lugar el 18 de mayo de 1218 siendo obispo de Oviedo Juan, abad del monasterio Juan IV y bajo la dirección de Gualterio, único nombre de maestro conocido en Asturias.

El templo de estilo tardorrománico dedicado a Santa María, consta de planta basilical de cruz latina con tres naves cubiertas con bóvedas de crucería a diferente altura, transepto ligeramente sobresaliente, tres ábsides semicirculares precedidos de tramo recto orientados hacia Oriente y tres portadas de medio punto abiertas hacia el oeste. La austeridad y pureza de líneas, típica de las construcciones cistercienses, está presente en todos sus motivos ornamentales. Una vez concluida la obra y hasta no ser levantada la Catedral gótica de Oviedo, la iglesia de Santa María la Real de Valdediós fue la de mayor dimensión hasta entonces construida en Asturias.

Trece años más tarde un fatídico incendio causó la pérdida de buena parte de los documentos del archivo. Con posterioridad, un nuevo incendio afectó al cenobio en 1344.
Siete años más tarde, tras una gran inundación, el conjunto medieval quedó seriamente dañado, tan solo la iglesia monástica resistió. Todo ello obligó, desde mediados del siglo XVI, a construir un nuevo claustro, de estilo renacentista que fue concluido en 1777.
Este monasterio ha estado ocupado hasta el siglo XIX por la orden cisterciense, aunque en época reciente, fue Seminario Diocesano, escuela de Segunda Enseñanza y Escuela Taller. En el año 1992 de nuevo una comunidad de Císter restauró la vida monástica y luego otras órdenes religiosas, como la Comunidad de San Juan Apóstol y La Congregación de Carmelitas Samaritanas del Corazón de Jesús, ocuparon este lugar hasta el año 2020.
En estos momentos nos encontramos en una nueva etapa de recuperación de los diferentes espacios, planteando una gestión sostenible que nos permita ofrecer una visita cultural profesionalizada del conjunto monumental de Valdediós, y la promoción de la música sacra, así como proporcionar espacios para el desarrollo de actividades culturales en colaboración con diferentes entidades. Un proyecto de futuro para Valdediós que esperamos ampliar con los servicios del albergue y la hospedería, potenciando así otra de las vocaciones de Valdediós como espacio de acogida y de atención al peregrino.

Contacto

Visitas Culturales:

985 97 49 66

info@monasteriovaldedios.com

Albergue:

626 73 48 12

albergue@monasteriovaldedios.com